miércoles, 22 de noviembre de 2017

ALKATEAREN HAUTAKETA XVIIIan, ARRASATEN (2tik bigarrena)


Aurrekoan ikusten genuen Arrasateko udal karguen hautaketan millaristek XVIII. mendean izan ohi zuten paper garrantzitsua; erabatekoa, esango nuke, haiei baitzegokien agintearen gurpilari eragitea,euren aintza handiagorako. Segi dezagun oraingoan, beraz, 1766-1767an izandako kargu banaketarekin, horren gaineko ideia bat egin dezagun. Honela irakurtzen da 1767ko urtarrilaren leheneko bileraren aktan: 

“Elección de los oficios honoríficos. Hoy día primero de enero de mil setecientos y sesenta y siete años. Hasta otro tal día de setecientos y sesenta y ocho, en la forma siguiente.

En la Iglesia Parroquial del Señor San Juan Bautista de esta villa de Mondragón, a primero de enero de mil setecientos y sesenta y siete años, por testimonio de mí el escribano de ayuntamientos y acuerdos de ellas, se juntaron antes de la misa mayor como tienen de uso y costumbre los señores Justicia, Regimiento y vecinos caballeros Nobles Hijos Dalgo Millaristas, que tienen voz activa y pasiva para ser electores y electos a los oficios honoríficos que se han de hacer este dicho día para todo el presente año según ordenanzas” 

Parrokian burutu bilera hartan alkateordea, bi erregidore eta sindiko bat ere hautatu behar zen. Horretarako ohiko sistemari segitu behar zitzaion, usadioen arabera. Baina bilera hartan beste gai batzuk ikusi zituen taldeak:

"Y estando todos juntos y congregados a son de campana tañida, yo el escribano antes de pasar a las elecciones leí en alta e intelegible voz las ordenanzas de esta M.N y M.L Provincia de Guipúzcoa del título 27. que tratan de Bodas, Bautizos, Misas nuevas y Matrimonios para su puntual observancia y cumplimiento, y que en dichas funciones y en cualquiera de ellas no se convide a ninguno que no sea pariente en tercer grado. Y en la misma forma leí yo el escribano las providencias, Reales ördenes y resoluciones acordadas últimamente por esta dicha M.N. Provincia para que todos los vecinos y moradores de esta dicha villa y su término celen con toda diligencia y cuidando
sobre extracciones del tabaco a Reynos extraños por ser en grave perjuicio de las rentas reales de Su Majestad (Dios le guarde) y que ninguna persona de esta expresada villa ni su jurisdicción admita en su casa a contrabandistas, ni otras personas que entiendan en dichas extracciones, so las penas establecidas y leyes que hay en su razón, y las que última y repetidas veces están acordadas, sino antes bien den cuenta y aviso puntualmente a los Señores Alcaldes para su remedio y castigo.

En igual forma leí las Providencias que están acordadas en razón de la veda de caza y pesca para que se observen y guarden inviolablemente"

 Ezkontza eta bataio jendatsuak ekidin nahi bide zituzten, antza denez. Eta tabakoaren kontrabandoa.
Baina aurrera jo dezagun, kargu publikoetarako hautaketarekin. Ahots aktiboa eta pasiboa zutenek har zezaketen parte eguneko bozketan. “Voz activa” eta “voz pasiva” ziren tipoak. Zer ziren bata eta bestea? “Voz activa” zuenak alkate edota zinegotzi hautatua izateko eskubidea zeukan. “Voz pasiva”, berriz, boza eman ahal izateko eskubideari zegokion. Biak batera ere eduki zitezkeen. Begira nola joan zen: 

“Después de todo lo referido, volví a leer en
voz alta e intelegible los nombres y apellidos de los que tienen voz activa y pasiva para ser electores y electos para dichos oficios honoríficos. Y habiendo sido plegados todos los carteles, se metieron estos en una de las dos jarras de plata sobredorada, y revueltas tres veces por su merced el señor Alcalde, mandó a un niño de tierna edad sacase de dicha jarra una cédula y ejecutado así y leído por mí el escribano dice así: primeros electores Cristobal Bentura de Urrechu y D. Joseph Miguel de Galarza, quienes juraron sobre la señal de la santa cruz de ejecutar fielmente su deber según les dictase sus conciencias, y se les entregaron a cuatro cédulas a cada uno de ellos; y habiendo metido bien dobladas las ocho en dicha jarra de plata sobredorada, que para el efecto trajeron escritas y revueltas tres veces, mandó su merced a un niño sacase una de dichas ocho, que practicado así salió en la cédula de dicho Galarza: Andrés de Toledo. En la cédula del referido Urrechu: D. Manuel Joseph de Gaitan de Aiala. En la cédula del expresado Galarza: D. Francisco Lázaro de Aguirre. En la cédula del nominado D. Joseph Miguel de Galarza: el licenciado D. Vicente Francisco de Oro Miota.

De los cuales cuatro electores el dicho señor Alcalde tomó juramento con forma dispuesta y cada uno de ellos ofrecieron hacer la elección según les dictase sus conciencias sin atender a pasión alguna. Siendo luego expresado por mí el escribano por mandamiento a los señores en alta e intelegible voz que según y en la manera acordada en los ayuntamientos, queda
electo por Alcalde y Juez Ordinario de esta
villa y su jurisdicción para el presente D. Manuel Joseph Gaitan de Aiala, conde de Villafranca, entregué a cada uno de los cuatro electores a cada cédula para que elijan para teniente, y después de escritas trajeron cada uno su cédula y siendo dobladas se metieron en dicha jarra, que revuelta tres veces, mandó su merced a un niño sacase una de dichas cédulas y hecho así decía en la cédula del señor D. Manuel Joseph Gaitan de Aiala: Don Francisco Lázaro de Aguirre, teniente de alcalde. 

Inmediatamente pasé a dar a dichos cuatro electores a cada dos cédulas para que los dos regidores, que trajeron escritas y habiendo metido en dicha jarra de plata sobredorada, bien plegadas, revueltas tres veces, dicho Su Merced hizo sacar una de ellas a un niño y decía en la cédula de Antonio de Toledo: D. Manuel Matheo de Aguirre y Lecue primer regidor. Luego mando sacar otra y decía en la cédula de D. Francisco Lázaro de Aguirre: D. Joseph Miguel de Galarza, segundo regidor.
Y ejecutado esto volví a darles a cada boleta a los dichos cuatro electores para síndico y trayendo escritas, dobladas se metieron en la explicada jarra y bien revueltos mandó sacar dicho señor Alcalde a un niño una de ellas y decía, en la cédula del Licenciado D. Vicente Francisco de Oro Miota: Miguel de Areitio, síndico procurador general de esta villa. 

Inmediatamente a los mismos electores entregué a cada dos boletas para jurados y las ocho escritas metidas en dicha jarra; sacó una de ellas y decía: jurado Joaquin de Marcaide y Agustín de Lecuona. El nombramiento de Alcaide, carcelero se deja para el primer ayuntamiento. Queda por escribano para este presente año Cristobal Bentura de Urrechu, a quien le toca por turno.

Y los dichos Señores Alcaldes, Regidores y Síndico que acaban de ser elegidos según queda prevenido, juraron sobre la señal de la santa cruz cada uno de ellos de proceder fielmente con sus respectivos empleos, administrando justicia en lo que cada uno toca según les dictan sus conciencias sin odio ni pasión alguna.

Quedan por Diputados los referidos señores D. Bicente Manuel de Zenica, D. Nicolás de Sola, D. Juan Jabier de Araoz y D. Santiago de Guridi. Y entregó dicho señor Alcalde D. Bicente Manuel de Zenica y Barrutia la Vara Real de Justicia al señor D. Manuel Joseph Gaitan de Aiala electo, con lo cual se concluyó la elección y esta se hizo quieta y pacíficamente, sin protesta ni contradición alguna, de lo cual yo el escribano del Ayuntamiento que he sido doy fe. Ignacio de Unceta” 

Jurado edo epaileen lana herritarren babesa zen, hau da kontzejuen gaineko erabakien zaintzarako karguak ziren. Baina denboraz epaileen betebeharra desbideratzen joan zen eta diputatuak agertu ziren. Diputatuen irudia 1766an sortu zuen Carlos III erregeak eta beren betebeharra abastoetako kudeaketara mugatzen zen. Arrasaten, 1767an, aurreko udal batzordeko alkate, alkateorde, zinegotzi eta sindikoa izan ziren izendatuta diputatu. Euren zeregina denboran oso kritikoa gertatu zen eta sarritan haien eta zinegotzien interesek elkarren kontra jotzen zuten.

Dena den, eta bestela ezin zitekeen moduan, udal karguen banaketan boteretsuek botereari eusten zioten, ziurrenik herriaren kalterako. Baina hori ez da udal aktetan agertzen. 

Lahen zatia:

 

miércoles, 15 de noviembre de 2017

ALKATEAREN HAUTAKETA XVIIIan, ARRASATEN (2tik lehena)

1766an inauguratu zen udaletxe berria
Oso gutxi ezagutzen dugu XVIII. mendeko Arrasateri buruz. Bi mila biztanle inguru zituen herrixka haren bizimodua nola egituratzen zen eta herritarren nondik norakoaz ezer gutxi dakigu, ez baita behar bezala ikertu. Aipamen solteak baditugu, oso interesgarriak, eta gai konkreturen bat edo beste nolabaiteko arretaz aztertu da. Baina egin gabe dago mende hari dagokion Arrasateko gizarte antolamendua. Oraingo honetan XVIII.rako sartu arin bat egin nahi dut, udal artxiboko apunte batzuetatik lortutako informazioa aprobetxatuz, alkatetzarako prozesua nola burutzen zen ikus dezagun.

Suposa daitekeen moduan, duela hirurehun urteko arrasatear arrunten bizitza zeharo baldintzatua zegoen, herriko boteretsuengatik. Behin txoko honetan komentatu genuen – XIX.eko udal antolaketari begira- “millarista” deitutakoen presentzia guztiz ahaltsua. Erdi Aroko irudi horrek bizirik segitzen zuen XIX.aren erdi aldean eta, jakina, mende bat lehenago are indartsuagoa zen haren eragina udal erabakietan. 

Millaristak (euren ondarea “milaka” konta zezaketenak) ziren udal karguetarako aukera
zeukaten bakarrak eta herri xeheak nahikoa zuen gehiegikeriaren arrastoa ez jasotzearekin. Millaristek eurek kudeatzen zituzten herriko gorabeherak eta beraien interesak beti zeuden babestuta.

XVIII.eko udal taldeak urtero berriztatzen ziren eta millaristen ghetto itxitik autoelikatzen ziren kideak. Arrasateko udal talde kudeatzailea, 1766an, honako kideek osatzen zuten: alkatea, alkateordea, bi erregidore edo zinegotziak eta sindiko prokuradore orokorra – teorian herritarren eskubideen defentsan ziharduena. Bilerako gai zerrendan garrantzizko ezer aztertu behar zenean, ordea, millaristak ere agertzen ziren.

Ikus dezagun, 1766ko abenduaren 18an burutu bileran hartutako erabakia. Lehenik, ikuspegi zabala daukagu, garai hartako Arrasateko sendi boteretsuetako ordezkariak ezagutzeko. Hor daude Zenika Barrutia, Sola, Araoz eta abarren kideak. Eta horrezaz gain, ikus dezakegu nola “hautatzen” ziren alkatea eta gainerako karguak – ohorezkoak. 

“En la casa del concejo y su sala de ayuntamientos de la villa de Mondragón a diez y ocho de diciembre de mil setecientos y sesenta y seis, por ante mí el escribano, fiel de fechos, se llamaron como lo tiene de uso y costumbre para tratar y conferir cosas tocantes al servicio de ambas Majestades, divina y humana, bien y utilidad de esta república los señores Justicia, Regimiento, Diputados y vecinos caballeros nobles millaristas de dicha villa, siendo especialmente presentes los señores D. Vicente de Zénica y Barrutia Alcalde y Juez ordinario de dicha villa y su jurisdicción, D. Nicolás de Sola y Salinas y D. Juan Xabier de Araoz Regidores, Santiago de Guridi Síndico procurador General, el Licenciado D. Vicente Francisco de Oro Miota, abogado de la Chancillería de Valladolid, consultor de esta muy noble y muy leal provincia, D. Francisco de Aguirre, D. Pablo Bañez de Mandiola y D. Miguel Francisco de Elcano, Diputados; D. Manuel Matheo de Aguirre y Lecue, D. Jospeh
Miguel de Galarza y Elorriaga, D. Manuel Joseph Gaitan de Aiala conde de Villafranca, D. Juan Manuel de Aranguren, D. Manuel Joseph de Barrutia, Cristobal Bentura de Urrechu, Andrés de Toledo, Miguel de Areitio, Joseph de Urquizu, Bartholome de Berriz, Thomas de Garro, Marcos de Insaurdieta y Blas de Madinabeitia, todos vecinos caballeros Nobles Hijos Dalgo millaristas.

Y estando así juntos y congregados dijo su merced dicho señor Alcalde haberles juntado en observancia de la antigua y loable costumbre y cumplimiento de lo que previenen las ordenanzas de esta Noble Villa, para ver si están en ser los millares respecto a que las elecciones de los oficios honoríficos para el primer año se deben hacer el día primero de enero, a cuyo tiempo dicho señor síndico a quien toca saber la existencia o enajenación, dijo que no encontraba novedad en los dichos millares, antes bien se hallan en ser. Este mismo día nombraron y eligieron como antes en igual ayuntamiento lo tienen practicado, todos los concurrentes conformes sin discrepancia in voce alguna por alcalde para el año primero venidero, sin que sirva de ejemplar para otros, al referido D. Manuel Joseph Gaitan de Aiala.

Sindikoak adierazi zuenez, bilera aretora bertaratutakoez gain ez zuen beste inoren berri. Beraz, haiek ziren alkatearen izena ados zezaketenak. Eta egin zuten: Manuel Jose Gaytan de Ayala. Millaristek bazuten, beraz, euren alkatea,…  herriko alkatea. Dena den, prozesuari amaiera eman behar zitzaion. Eta hori 1767ko lehen egunean izan zen. Hurrengo batean ikusiko dugu.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

PEDRO EGAÑA FORUZALEA ETA ARAMAIO


Pedro Egaña euskal foruzalea
“El Noticiero Bilbaíno” egunkarian, 2270 zenbakian, Arrasatetik 1881eko urriaren 21n bidalitako kronikan, Miguel Madinabeitia arrasatear kronikagileak idazten zuen oso kronika interesgarria, Aramaio herria eta Pedro Egaña Diaz del Carpio euskal politiko foruzalea lotzen zituena. Irakur dezagun Madinabeitiak zioena: 

“Voy a dedicar esta carta al pago de una deuda de gratitud que tengo pendiente. Hace dos meses que mi amigo D. Juan Carlos Guerra, estudioso joven, hijo del reputado médico que fue del mismo nombre, visitó en su morada al ilustre retirado de Cestona, quien invocando pasados tiempos y las afecciones que entonces le ligaban a este y otros pueblos de la comarca, le recordó la existencia cerca de Aramayona, de dos árboles en que hace 29 años grabó los nombres de los ángeles Gonzalo y Fernando de Egaña, sus malogrados hijos.

Como mi amigo no podía ser insensato a las demostraciones del afecto, le prometió que tan luego como regresase a su casa, pasaría a saludar en su nombre, aquellos mudos testigos del cariño y del dolor, rindiendo culto a la memoria de seres para él tan queridos; añadiéndole que para la excursión invitaría a sus amigos don Vicente de Oquendo y a mi persona, cuyo pensamiento me consta que agradó al esclarecido campeón de nuestras perdidas libertades, según luego deduje de las frases benévolas que me dedicó en una de sus cartas.

Serían las tres y cuarto de la tarde del viernes 7 del actual cuando nuestro coche hizo alto al divisar dos algo corpulentas hayas, con sus letreros, que se destacan en un repechito que domina el camino real en el punto denominado Bolincho, a un kilómetro escaso antes del pueblo de Aramayona. Contemplamos con respeto dichos árboles, marcando en ellos nuestras iniciales y la fecha que allí nos condujo el cumplimiento de un fin piadoso.

Acto continuo seguimos nuestra marcha al valle de Aramayona, pueblo que en los tiempos antiguos estaba enclavado en la tierra llamada del Señorío de Vizcaya y que se unió a la provincia de Alava por escritura de contrato de 9 de agosto de 1489. Es título de condado que posee la casa de los marqueses de Mortara y sus dignatarios se han considerado como los señores de Mújica y Olaeta, contándose curiosos episodios de la Edad Media acaecidos en la fortaleza o castillo de Barajuen, hoy una de sus diez anteiglesias o parroquias rurales.

En un documento de fecha 6 de abril de 1636 que a la vista tengo, el dignatario de aquella casa se titulaba: duque de Ciudad Real, conde de Aramayona, marqués de San Damián, de Barrica y de Paller, Gobernador y Capitán General de esta M.N. y M.L. provincia de Guipúzcoa.

Nuestro primer acto al apearnos fue, en cumplimiento del encargo que mi amigo llevaba, saludar al alcalde del valle, D. Patricio Altube, que nos recibió con amabilidad, quedando agradecido de la visita, con doble motivo, por la persona en cuya representación lo hacíamos. Mientras nos preparaban un pequeño refrigerio en la casa del simpático señor Goicoechea (1), reconocimos el pueblo, en que eché muy de menos aquel martilliteo y animación que producían las muchas fraguas de herraje que existieron, allá cuando yo deletreaba el catón en su siempre acreditada escuela de primera enseñanza.


Aramaioko eliza nagusia
Visitamos también la iglesia parroquial levantada de nueva planta a principios del presente siglo, en reemplazo de la antigua de Zalgo, dedicada a San Martín obispo de Turs, matriz de San Sebastián de Ibarra, que está en la plaza y en la que, para satisfacer el servicio religioso del público, se colocó el Sacramento el año 1605, pero que ya hoy no tiene utilización. El decorado interior de la nueva iglesia ha mejorado notablemente en los treinta últimos años, merced a los recursos de su fábrica a la piedad o patriotismo de alguno de sus hijos; y en los objetos de arte que encierra, me parece muy digno de ser visto un grupo del Descendimiento, entre cuyas figuras destaca la de un ser viviente entregado al llanto y a la tristeza.

De allí pasamos a ver el nuevo establecimiento balneario, cuyos departamentos , incluso las bañeras, nos parecieron montadas con todos los adelantos del día. Ya en esto, creímos llegada la hora de nuestro refrigerio y acudimos a la casa de D. Ignacio Goicoechea, donde fuimos muy bien tratados, habiéndonos referido dicho señor que los árboles objeto de nuestra visita fueron de su propiedad, y que el año 1852, siendo alcalde él mismo, se los adquirió Pedro de Egaña, quien había sido ministro de Gracia y Justicia en 1846 y más tarde de Gobernación en 1853” 

Bost urte geroago, baita “El Noticiero Bilbaíno” egunkarian ere, 3853 zenbakian, eta Arrasaten 1886ko uztailaren 9an igorritako kronikan, honela idatzi zuen Miguel Madinabeitiak, “El corresponsal” izenordearekin: 

“Raro es el año que dejo de hacer mi excursión el día segundo de las fiestas de San Martín, al inmediato pueblo de Aramayona, donde me ligan afecciones de amistad y parentesco. El 5 suele ser el predilecto de las fiestas, pero he tenido este año que anticipar un día al que era para mí de rúbrica, por acceder gustoso a la invitación que de antemano me tenía hecha mi buen amigo don Vicente de Oquendo, interesado a su vez en complacer a los nuevos cónyuges, sus hijos, (2) enseñándoles los árboles de Bolincho, donde el insigne patricio don Pedro de Egaña trazó por su mano en 1852 los nombres de sus ángeles, como él les llamaba, Gonzalo y Fernando, y que desde un año acá reposan juntos en una misma tumba.

Fue tal la estimación que aquel grande hombre hizo de mi humilde persona que, aun a riesgo de pasar por inmodesto, no puedo menos de recordar las frases que me tenía dedicadas en algunas de las varias cartas que, para honra mía, nos habíamos cruzado.

En la de 11 de octubre de 1881 me decía: “No es Vd. quien debe darme gracias por la parte que ha tomado en el viaje a Bolincho (mi Meca de hoy más): soy yo, que hace años vengo leyendo sus curiosas y eruditas epístolas vascas en El Noticiero Bilbaíno con la simpatía y deleite que produce en mi alma cuanto se refiere al país. etc”

En la siguiente de 29 de dicho mes se lee: “Gracias mil, Sr. D. M. por la nueva prueba de afecto que se sirve Vd. darme con la interesante carta que ha dirigido Vd. a El Noticiero Bilbaíno, con motivo de la romería a nuestros queridos árboles de Aramayona. Esa carta y la anterior manuscrita y directa a mí que contenía las dos verdes hojas de las hayas Gonzalo y Fernando las guardaré mientras viva en mi memoria y en mi corazón como dos reliquias inapreciables”

Cumplida nuestra peregrinación, el landó nos llevó en pocos minutos a Aramayona, cuando había comenzado ya la novillada que mis obsequiantes vieron desde el balcón del ayuntamiento, gracias a la cortés invitación del señor alcalde D. Domingo Uribarren.

Las fiestas de San Martín no son ni la sombra de lo que eran en otro tiempo, pues allí como aquí las costumbres patriarcales van cayendo en desuso en términos que parece que no se quiere otra cosa sino acabar con la tradición. Yo no sé si esto es mejor que aquello, porque como suele decirse las cosas de este mundo son buenas o malas según cómo se miren; pues al propio tiempo que han escaseado los aurrescus y otras diversiones propias del país, es lo cierto que la plaza, de ocho a diez de la noche, se llenó como en los mejores tiempos para solaz de las hijas de Eva”

Pedro Egañaren hilobia, Gasteizen
Madinabeitiak aipatutako Pedro Egaña gasteiztarra (Gasteiz 1803/ Zestoa 1885) politikan aritu zen. Birritan hautatu zuten ministro espainiar monarkiarekin eta euskal foruen defendatzaile sutsua izan zen. Hil arteko Senatorea izendatu zuten 1864an eta Arabako Diputatu Nagusia ere izan zen. Lege gizona ofizioz, kazetaritzari ere eskaini zizkion bere tarteak. Horrela, La España egunkariaren sortzaile eta zuzendaria izan zen 1848an.
Halaber, Pedro Egaña Díaz del Carpio Arrasateko Casimiro Egaña Okendoren osaba zen. Casimiro ere senatorea izan genuen, eta lehen Egaña Kondea. Azken honetaz, beste batean arituko naiz.
  (1) Ignazio Goikoetxea, Bizente Goikoetxea musikariaren aitaz ari da.
(2) Ikus ezkontza horren berri: