miércoles, 11 de enero de 2017

BAÑEZ DE SALCEDO SENDIA ARRASATEN



Bañez de Salcedo sendiaren etxea izan zena.
Arrasateko eraikin historikoen gaineko eztabaida piztu da gure herrian azken hilabeteotan, desager litezkeen batzuen aldeko jarrera aktiboa eskatu delarik, erabateko suntsiketa gerta ez dadin. Istorioa ez da egunekoa bakarrik. Hamaika adibide jar genitzake eta denek min apur bat sorraraziko ligukete, zer galdu dugun -eta zein lotsa eta sentsibilitate gutxirekin, gainera- jakin dezagun. Gaurko idazki honetan horietako beste bat da. Gure kontzientzian ez dagoelako, eraikina existitu zenik ere ez dakigu.

Miguel Madinabeitiak Donostiako “La Voz de Guipúzcoa” egunkarian artikulu bat idatzi zuen 1897ko abenduaren 17an. Titulu generikoa zeraman – Carta de Mondragón- Madinabeitiak bere kroniketarako normalean erabiltzen zuena. Baina idazkiaren hasieran bertan konturatzen gara zertaz ari den. Une haietan etxe bat berriztatzen ari ziren, goitik behera. Eta eraikinaren zein aurreko jabearen berri ematen digu. Irakur dezagun:  

“La casa  señalada con el número 93 antiguo y 18 moderno de la calle Iturrioz, forma travesía con la misma que desemboca en el arco de la torre, siendo por este lado su fachada, sin duda por rendir culto a la iglesia que tenía en frente. Toda ella es de maderamen sostenida por un machón de 3´90 metros de alto, 0´70 de lado y 0´35 de costado, que el vulgo dice de un roble criado allí cerca, y el entramado estaba relleno con pared de fusta”

“Pared de fusta” esaten zitzaion gela desberdinen arteko zurezkoari, zeinari bitarteak lurrez edota karez betetzen zitzaizkion. Egun ikus dezakegun etxea, beraz, 1897an eraikitzen ari zena da, ordudanik ukitu arin batzuk izan baditu ere. Madinabeitiak ongi ezagutuko zuen etxea, zehazkizunei bagagozkie, behintzat. Eta ezin uka, europar literaturaz ere ulertzen zuen Arrasateko udal idazkariak, frantziar idazlearen obraren aipamena dela-eta.

  • XIX. mendearen amaieran eraikia
“Más que morada de familia, parecía este edificio un convento de maronitas, como aquel de que habla Chateaubriand en su Itinerario de París a Jerusalén. Su planta baja húmeda y sombría contrastaba con los pisos altos que parecían una jaula, pues en uno y otro lienzo del edificio podían contarse hasta sesenta pequeñas ventanas que formaban una galería de nichos de arco rebajado y tachonados de clavos, los cuales y dos enormes lutengas –de las que una conservo- constituían todo el hierro de la obra.

Los arcos, en vez de ventanas utilizan para su cierre una especie de compuerta que los carpinteros llaman a la holandesa; es evidente de que cuando aquellas se hicieron no había cristales, pues si bien las primeras vidrieras se usaron en Inglaterra el año 1285, consta que en este pueblo no se vieron, y menos en las casas particulares, hasta el de 1572. Esta casa ostentaba en el centro de su fachada una cornisa de menuda y delicada talla, casi borrada por la injuria del tiempo, y en el primer suelo había vestigios de haber sido cortado a sierra algunos adornos, tal vez para dotar vuelos al edificio”

Madinabeitiak kristalak Arrasateko etxeetan 1572era arte ez zirela jarri baieztatzeko, suposamendu batean oinarritzen da. Hain justu, beste artikulu batean dio, Garibay Anberesetik 1572ko otsailean itzuli zenean bete jaiotetxea berriztatu zuela, leiho handi bat jartzeko. Eta kristala orduantxe ipini zuela pentsatzen du udal idazkariak.  Bitxia ere da hurrengo lerroetan sakristauei buruz dioena.

“Si yo pudiera creer que el año 1448 se quemó todo el pueblo menos la iglesia y dos casas, afirmaría, casi, que eran ésta y la inmediata –la del sacristán- las que se salvaron, aunque dicho sea de paso aún no había sacristanes, ya que estos fueron creados por Paulo V en 4 de marzo de 1619 a solicitud del cardenal Lance, para suprimir las frairas y sexoras a cuyo cuidado corría hasta entonces el gobierno de los templos. Y tengo también la pretensión de que las dos casas, una de ellas en distinta forma, son anteriores a la torre que, a pesar de su fealdad vetustez, es una niña vestida en comparación de la iglesia que no sé cuándo se hizo, pero sí que existía 166 años antes de que la torre se construyera

Madinabeitiak garai hartako etxearen jabea aurkezten digu, Villafranca de Gaytan kondea, hain zuzen. Ez zuen gizon hark harreman onik Madinabeitiarekin, iritzi politiko kontrajarrietakoak baitziren eta behin baino gehiagotan publiko egin zuen Madinabeitiak kondearekiko bere desadostasuna. Villafranca de Gaytan –denboraz Villafrankako Konde bezala ezagutuko genuena- Unión Cerrajeraren sortzaileetariko bat izan zen, “La Cerrajera Guipuzcoana S.A”ren aldetik. Baserri, etxe eta lur sail askoko jabea ere genuen. Besteak beste, gaur ari garen eraikinaz gain Bañez de Artazubiagaren etxea ere – bere aurrealdean “Solus labor parit virtutem sola virtus parit honorem” esaera duena Kondearena zen.

“El edificio de que vengo ocupándome pertenece al señor conde de Villafranca de Gaytan, que lo ha vendido a un industrial y éste lo reconstruye aprovechando todo lo aprovechable, conservando intacto su anterior tejado. Previos los requisitos legales en materia de construcción, la dirige el inteligente D. Luis
de Ercilla (1) a quien al darle este calificativo nada exagero, porque inteligencia se necesita y no poca, en mi concepto, para derribar como él lo ha hecho sin percance alguno y volver a levantar un edificio que todos creían se venía abajo” 

Kronistak eskainitako beste datua da Arrasate urte haietan bisitarien helmuga izan zela, Santa Agedako bainuak hartzera etortzen zen askok arratsaldeak Arrasate ezagutzeko aprobetxatzen baitzuen. Horiei ere, seguru asko, Aretxabaleta, Eskoriatza eta Aramaioko bainu-etxeetako bezeroak ere gehituko zitzaizkien. 

“La casa que ahora se reconstruye será, a no dudar, mucho más cómoda para vivir que la anterior y seguramente urbanizará aquella parte de la población; pero también se puede temer que ya no llamará como antes solía la atención de los viajeros y los bañistas de Santa Águeda que por las tardes del estío acostumbran a recorrer nuestras solitarias calles” 

Etxeari buruzko informazioarekin amaitzeko (2) Madinabeitiak jauzi bat egiten du denboraz atzera, eta Báñez de Salcedoren jatorriraino heltzen da. Baina harrigarriena da, hortik abiatuta udal idazkariak Fray Domingo Báñez dominikoaren gaineko aipamena egiten duela eta beraren hitzetatik ondoriozta daitekeenez, fraidea Arrasaten jaio zen. 

“En el archivo del que fue su dueño ya habrá datos que nos den alguna luz sobre el pasado de la casa; pero a falta de más datos tengo que echar mano de los muy suficientes recogidos de las ocupaciones de mi destino. Por lo que se dice de esta casa sé que hace años vivía en ella D. Pedro de Salcedo, que debía de ser persona de distinción, pues suyos eran los caseríos de Asunsagasti o Echaluce, y el de Eisabele, ... Andando el tiempo, una Doña María Andrea de Salcedo (3) fue la propietaria.

Había, pues, en aquel tiempo tres familias principales, que eran: Báñez de Mondragón, Báñez de Artazubiaga y esta de Báñez de Salcedo, con la particularidad de que de la última se ven las otras dos (4) Tengo algunos fundamentos que me permiten suponer que este apellido Báñez acariciaron algunas casas porque de ellas descendía un Fray Domingo Báñez, dominico que, además de ganar a oposición la cátedra de Teología de Salamanca, fue confesor de Santa Teresa de Jesús por espacio de ocho años. Dicen que si bien su padre era natural de este pueblo él había nacido en Medina del Campo.

Yo tengo leído algo de esto en el periódico; del periódico pasó a un libro que se publicó cuando el centenario de la Santa, y por cierto con un comentario perfectamente equivocado, pues en él, por una cosa que hizo Juan se dan las gracias a Pedro. Si el día de mañana se suscitase una polémica acerca de la filiación del P. Báñez, yo llevaría una ventaja sobre mi contrario: la seguridad plenísima de que él no había de presentarme la partida bautismal, que es y debe ser la piedra de toque que aquilate, avalore y adjudique a cada nacido su verdadera patria (4)” 

Zer bataio-agiririk izango zuen Madinabeitiak esku artean? Juan Carlos Guerrak bere ikerketetan jakitera ematen duen moduan, 1528an jaio zen Domingo Báñez, eta garai hartan artean ez zen bataio-apunterik egiten. Beraz, nola ulertu behar da Madinabeitiaren baieztapena?





(1) “Artetatxo” sendikoa; Monterron Kondearen jauregiaz arduratzen zen sendia.

(2)Deskribatzen ari dena, elizaren aurreko etxea da, Iturriotz kalean, kantoiko izkinan.

(3) “Este, casado con D.ª Maria Perez de Salinas y Santa Maria, tuvo á D.ª Maria de Balda, que casó en 1566 con Cristóbal Bañez de Artazubiaga, y á Juan Gonzalez de Salcedo, Escribano, que casó en 1565 con Dª María Andrés de Araoz y Landa. Otorgó esta señora testamento en 1575 y codicilo en 1579, dejando por hijos á Pedro Garcia, Juan Garcia, y Maria Perez de Salcedo. El primero, casado con D.ª Juana de Eguiguren, tuvo á D.ª Andrea de Salcedo, que casó en 1620 con el Dr. D. Cristobal Bañez de Artazubiaga, médico, natural de Mondragón y vecino de Sevilla, donde fundó el mayorazgo de Bañez de Salcedo” (Juan Carlos Guerra)
(4)Irudietako etxetik ikusten ziren, Bañez de Artazubiaga, Iturriotz kalean bertan (Solus labor...)eta Erdiko Kaleko bañeztarren jauregia.
(5)“Ochoa Bañez de Artazubiaga que pasó al valle de Mena, donde casó y tuvo por hijo á Pedro Bañez, llamado Mondragón por su pueblo de origen; el cual siguió viviendo en el referido valle casado con Doña Sancha Santibañez y Aedillo, señora muy rica y de gran valer, y tuvo en ella á Juan Bañez, llamado también comunmente Mondragón, como el anterior. Este casado en Valladolid con Doña Francisca Lopez Paldon, fué padre del insigne maestro Fray Domingo Bañez, teólogo eminente, uno de los más ilustres intérpretes de Santo Tomás y uno de los catedráticos que dieron más gloria á la célebre universidad de Salamanca en sus mejores días. Fué confesor y protector de Santa Teresa de Jesús. Si bien nació en Medina del Campo, el 29 de Febrero de 1528, hemos querido hacer especial mención suya, en debido agradecimiento á la predilección de que siempre hizo alarde hácia la cuna de su familia, estampando al frente de sus magníficas obras: Auctore fratre Dominico Bañez Mondragonensi.” (Juan Carlos Guerra)

Argazkiak: JMVM, Julio Galarta (margoa),Xabier Usobiaga


No hay comentarios:

Publicar un comentario